Dónde dormir en Toledo

Voy a contarte un poco cómo puedes pernoctar en esta ciudadTanto si programas tu viaje con tiempo como si te sorprende la noche.

Sin duda si programas tu viaje la oferta va a ser más amplia que si lo improvisas, para que nos vamos a engañar. Toledo es una ciudad pequeña y muy concurrida.

Muchos turistas se lanzan a la aventura de conocerla en un solo día…

Ese es el primer error. Esta ciudad es pequeñita pero matona. Y no solo es matona por las cuestas que tiene… que también!!!. Cuando digo que es matona me refiero a que siempre es poco el tiempo del que disponemos. Es una ciudad que crea adicción. Es adictiva por su ambiente, por su tranquilidad y por su seguridad en las calles. Aquí crudo lo tienen los cacos, porque se ven perdidos ante el laberinto de sus callejuelas, y ¿cómo se sienten? pues “tocados y hundidos” por la seguridad latente de cada rincón, no hay esquina sin alguna medida de seguridad.

El segundo error es tener y no poder. Sí, sí, ya se que es “querer y no poder”, pero en Toledo es “tener y no poder”. Tener que irte pero no poder porque te ha atrapado. Cuando cae la noche esta ciudad cambia. Cambia el olor paseando por las calles. Da igual invierno o verano. Si estás en la estación mas fría, el olor a castañas o alguna estufa de leña, te llevarán a recuerdos de tu niñez… Pero si es en la estación estival, ya si que te atrapará del todo, las terrazas recién regadas, o en los últimos tiempos con los pulverizadores, te invitan a descansar mientras escuchas en muchas de las terrazas música en directo (sobre todo en fines de semana) mientras cenas o tomas algo refrescante.

La planificación para pasar la noche

El tercer error es querer encontrar un sitio donde pasar la noche sin mucha planificación. Toledo es una ciudad muy concurrida. Está en “mitad del medio” de la península, y esa situación la hace muy atractiva para todo viajero que va de extremo a extremo. Es un lugar de descanso idóneo y sus precios son muy competitivos.

Esta ciudad que dio cobijo a tantas y tantas gentes cuando fue capital del reino, conserva aún ese ambiente acogedor con el visitante y tiene un gran abanico de sitios donde dormir. Va a depender mucho de tus necesidades, si vienes o no con coche, si tienes peques, si has llegado en tren o bus o si viajas con tu mascota.

Toledo conserva aún la Posada del Peregrino, y tiene algún albergue. Puedes encontrar lugares muy particulares para poder alojarte. Desde hoteles de 5 estrellas, fuera del casco y dentro del casco, hasta pensiones. Pero si tú te sientes más cómodo en un apartamento vas a tener mucha suerte, Toledo tiene una gran variedad de apartamentos equipados con lo necesario para que te sientas como en casa. Al terminar tu intensa jornada y ya no sepas cuantas veces has subido y bajado, lo que más te va apetecer es quedarte a descubrir la ciudad de noche.

Mi consejo: Planifica con todo el tiempo que te sea posible. Pero si tienes la suerte de poder venir aunque sea a última hora … ¡¡¡tranquilo, que no cunda el pánico!!! Es posible encontrar alojamientos en el extrarradio. Y sin duda mucho más fácil lo vas a tener los días de diario. Eso sí, prepárate a vivir una misión imposible en fines de semana si decides a última hora quedarte en la ciudad.

¿Te ayudo a buscar alojamiento en Toledo?

Tanto si planeas tu visita con tiempo, como si lo haces con poco, puedo ayudarte a encontrar una solución para tu noche en Toledo. Escríbeme un correo con tus necesidades, cuántos sois y los días que planeáis quedaros y os ayudo a encontrar un sitio que te permita saborear “la noche toledana”. Déjame un plazo de 24 horas para enviarte un listado con las distintas opciones.

Y con tanto consejito se me olvidó contarte lo de La noche Toledana. Toda la historia viene de tiempos musulmanes, fue una hecho poco agradable, una noche para olvidar seguramente, alguna venganza de por medio… En fin que sus actores no lo pasaron muy bien. Y por tanto siempre que pasa algo no agradable por la noche nos ponemos en la boca lo de: “¡menuda noche Toledana!” o sea ¡menuda noche para olvidar!